Resumen

El contenido de este tema puede concentrarse en los siguientes puntos:
  1. El debate sobre la naturaleza de la norma jurídica ha culminado en un amplio abanico de propuestas doctrinales. Pero, en la última fase de la historia del pensamiento jurídico, se ha polarizado en torno a dos opciones de base: la tesis imperativista y la tesis antiimperativista.
  2. La doctrina imperativista afirma que el elemento nuclear de toda norma jurídica es el mandato de una voluntad que impone a los destinatarios una determinada conducta debida.
  3. Los defensores del antiimperativismo sostienen la tesis de que, en su sentido más genuino, la norma jurídica no es una orden o mandato que un sujeto dirige a otros sujetos, sino que consiste más bien en un juicio o dictamen regulativo acerca de lo que les ocurrirá a los destinatarios de la misma en el supuesto de que actúen en la línea prevista en dicha norma.
  4. Existen, además, algunas doctrinas que se desarrollan al margen de los postulados básicos de la tesis imperativista y de las propuestas típicas de la tesis antiimperativista.
  5. Aunque se admite generalmente que la estructura y el contenido directivo de las normas jurídicas giran en torno a dos núcleos centrales que son el supuesto y la consecuencia, no hay acuerdo sobre cuál es la realidad que constituye esos núcleos.
  6. El estudio de los caracteres de las normas jurídicas no es un tema autónomo, sino que sólo cobra su verdadero sentido si se realiza dentro del análisis general de los múltiples y complejos rasgos característicos del Derecho, ya que la propia juridicidad de la norma procede directamente de su pertenencia a un ordenamiento jurídico dado. No obstante, puede aportar alguna luz el examen de rasgos tan básicos del Derecho como la validez, la obligatoriedad, la coactividad y la legalidad.


Compartir