Resumen

En este tema hemos diferenciado 3 conceptos: principio, regla y ley.

Iniciamos nuestro discurso partiendo de la posición que considera a los principios como una clase de normas. Así, la norma se define como el conjunto de principios o reglas de actuación que rigen la vida colectiva y son uno de los instrumentos de control social que tiene en sus manos la organización de la sociedad.

Desde dicha concepción hemos diferenciado entre principios y reglas.

Los principios reúnen los siguientes caracteres:
  1. son fundamentales
  2. son generales
  3. no son definitivos
  4. cumplen la función de validez y de conocimiento
  5. son normas abiertas
  6. no determinan necesariamente la decisión
  7. tienen una dimensión de peso.
En cuanto a la regla, inicialmente la hemos definido como una concreción de las indicaciones contenidas en los principios. Entre sus caracteres se han citado:
  1. son secundarias
  2. son menos generales
  3. son definitivas
  4. son normas cerradas
  5. determinan necesariamente la decisión
  6. no tienen una dimensión de peso
Debido a la visión extremadamente reguladora que ha predominado en el Derecho, se ha denominado a las reglas como normas en sentido estricto, de ahí que se haya hecho referencia a este tipo normativo indistintamente como regla o norma. No es extraño encontrarnos con la identificación de ambos términos.

Por su parte, la ley podemos entenderla en un sentido amplio (se identifica con norma), en un sentido restringido (se identifica con regla), o en un sentido simplemente jurídico (como forma de manifestarse el Derecho).

Dentro de una concepción estrictamente jurídica podemos diferenciar 3 niveles:
  • El primero es el más amplio, en el que se entiende por ley cualquier norma jurídica.
  • El segundo es más concreto, entendiéndose como norma jurídica escrita emanada de alguna institución competente para ello.
  • El último es, jurídicamente, más restringido, entendiendo la ley como norma jurídica escrita emanada del poder legislativo.


Compartir